Site Autarquico de Vila Real de Santo António

Mapa do Concelho

PUBLICAÇÔES

Áreas Estratégicas

Áreas EstratégicasPrograma «Cuidar»Eurocidade do Guadiana

Patrimonio Natural

/util/imgLoader.ashx?img=/upload_files/client_id_1/website_id_1/Concelho/Turismo/Patrim%C3%B3nio/RiaFormosa.jpg /util/imgLoader.ashx?img=/upload_files/client_id_1/website_id_1/Concelho/Turismo/o_que_visitar/VRSA_cidade.jpg /util/imgLoader.ashx?img=/upload_files/client_id_1/website_id_1/Concelho/Turismo/o_que_visitar/cacela_velha.JPG /util/imgLoader.ashx?img=/upload_files/client_id_1/website_id_1/Concelho/Turismo/Patrim%C3%B3nio/paisagem_flamingos.jpg

La Casa del Camaleón

La fresca sombra de los pinos del Bosque Nacional, que une Vila Real y Monte Gordo, es una invitación a vigorizadores paseos, al conocimiento de su flora y de su fauna. En las dunas se mezcla la fragancia del mar con la de las plantas salvajes, de nombres tan curiosos como algodonosas, nardos marítimos o cardo marítimo.

El Bosque Nacional de las Dunas Litorales de Vila Real de S. António es una cortina verde protectora para la fijación del sistema dunar, el control de los vientos marítimos y abrigo de la fauna autóctona. Aquí vive una importante población de camaleones, que hace del bosque su casa, uno de los últimos reductos de su hábitat natural. El lugar también es disfrutado por la población, que comparte generosamente la frescura y la naturaleza con los visitantes.

 

Azul del Mar y del Río

Merece la pena conocer la Reserva Natural del pantano de Castro Marim y Vila Real de Santo António, la primera de Portugal, un lugar de abrigo para aves, peces, moluscos y crustáceos. Son cerca de 2.089 hectáreas de terreno protegido, incluidas en la Convención de Ramsar, entre otros dispositivos internacionales de conservación de la naturaleza. Un mosaico de vida que hace el paisaje sorprendente e inusitado por el contraste entre estuarios y pantanos, un hábitat único hecho a medida de muchas especies, tanto en la zona húmeda como en tierra.

El vuelo de increíble belleza de las cigüeñas o las nubes rosadas de los flamencos son espectáculos que no se puede perder, en las salinas tradicionales, brillando a la luz del sol, blanco inesperado entre el verde de los campos y el azul del río. El gran contraste entre pantanos, salinas y el interior invita a relajados paseos. Por el camino, hay que apreciar el bucólico escenario adornado de casas blancas y molinos antiguos en la cima de los montes.

 

La carretera Líquida del Sur

El Río Guadiana, de curso sinuoso, define la identidad de Vila Real de Santo António y una de las formas más originales de conocer la zona es mediante un paseo en barco, saliendo del puerto de recreo, al son del murmullo de las aguas para, acto seguido, disfrutar del verde de los campos mezclándose con el azul del río, bajo el sonido del canto de los pájaros.

El río grande del sur, la frontera líquida entre Portugal y España, o mejor dicho, entre el Algarve y Andalucía, ha atraído desde siempre a los hombres, tanto por la exuberancia del lugar como por su importancia estratégica, y allí se establecieron desde hace siglos.